Semanario la RAZÓN del 17 al 24 de Julio de 2016

Portada de La Razón  (Venezuela)


Henry Ramos Allup aseguró que los cuatro diputados volverían al parlamento por considerar inconstitucional la suspensión de los cargos por parte del TSJ


Agencias
El presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, anunció hoy que la semana que viene van a volver al parlamento los cuatro diputados del estado Amazonas, cuya investidura fue suspendida por el Tribunal Supremo de Justicia por presuntas irregularidades en el proceso electoral en la entidad.
“La semana que viene después de muchos meses de espera de otro organismo que actúa delictivamente, que viola la Constitución y que defrauda la voluntad popular como la Sala Electoral, vamos a reincorporar a los diputados de Amazonas”, dijo Ramos Allup.
El anuncio se produce un día después de que la mayoría opositora del Parlamento aprobara la anulación del proceso de designación de 34 magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que se realizó el pasado diciembre por la anterior plenaria, por considerar que estuvo cargado de vicios.
EN SIETE MESES LA SALA ELECTORAL “NO HA DICTADO SENTENCIA, NI HA ELIMINADO LA MEDIDA CAUTELAR”
La suspensión de la investidura de los diputados de Amazonas, tres de ellos opositores, fue ordenada por la Sala Electoral del TSJ a fines de diciembre pasado para investigar un supuesto fraude en los comicios legislativos del 6 de diciembre. La decisión estuvo motivada una serie de impugnaciones que realizó el Gran Polo Patriótico en las que se pretendía suspender a ocho diputados, luego de la adjudicación de los cargos por el Consejo Nacional Electoral.
Ramos Allup dijo este viernes que en siete meses la Sala Electoral “no ha dictado sentencia, ni ha eliminado la medida cautelar y mantienen a toda una entidad federal sin representación” al tiempo que reiteró que la oposición parlamentaria va a respetar la Carta Magna.
La directiva de la Asamblea Nacional ya había retado la decisión del TSJ el pasado 6 de enero, cuando juramentó a tres diputados de Amazonas, a pesar de la elección cuestionada: Julio Ygarza, Nirma Guarulla y Romel Guzamana.
Una semana después, sin embargo, se decidió acatar el fallo de la Sala Electoral después de que la Máxima Corte la declarara en desacato y con posibilidades de suspender todos los actos emitidos desde la instancia parlamentaria.
Esta medida sería la primera acción que se tomaría en desconocimiento del TSJ luego de que este jueves se le considerara inconstitucional.

El diálogo debido


Tenemos por lo menos 30 años probando para ver si “la pegamos”. Quizás muchos más


Luis Fuenmayor Toro
Diálogo
En el movimiento “De Frente con Venezuela” somos partidarios del diálogo, aunque no necesariamente estamos de acuerdo con los puntos propuestos para el mismo por parte de los grupos supuestamente más enfrentados, quienes utilizan la proposición de diálogo para impulsar su política polarizadora acusando al contrario de negarse a asumirlo. No caemos en esa absurda discusión, en la cual se han perdido todos los meses transcurridos desde la elección de la Asamblea Nacional.
Luce absurdo e idiotizante que se pretenda dialogar sobre las proposiciones del gobierno de Maduro, quien pide un respeto y reconocimiento hacia su mandato que él no está dispuesto a otorgar a sus adversarios en la Asamblea Nacional.
Es también estupidizante que la Mesa exija dialogar con quien ha sido descalificado como gobernante, por no ser venezolano, y contra quien el Poder Legislativo, sin tener en consideración sus atribuciones constitucionales, ha puesto en marcha un referendo revocatorio.
No estamos de acuerdo en dialogar sobre los derechos constitucionales. Éstos existen y el Gobierno debe respetarlos. Es función del Ejecutivo cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes; eso no debe estar en discusión ni puede depender de un diálogo.
Además, y quizás lo más importante, es el hecho que estas proposiciones de asuntos para el diálogo dejan por fuera los verdaderos problemas de la nación venezolana, que no son precisamente la salida de Maduro y su combo y la entrada de alguno de los líderes de la MUD, cualquiera que sea: Capriles, López, Ramos Allup o Ledezma. Permitir que todo se dilucide entre estos dos enemigos de Venezuela es un crimen de lesa patria.
No cuestionar que el Polo Patriótico, realmente la cúpula del PSUV, y el cogollo de la MUD sean los únicos actores con derecho a conversar y decidir el futuro de los venezolano es, por lo menos, un exabrupto y una estupidez de quienes han sido marginados permanentemente por los polarizados.
Sería mucho más importante exigir un diálogo en relación a si debemos o no impulsar la formación de una población de mucho mayor calificación, capaz de desempeñar empleo formal de elevado nivel, sustentable y muy bien remunerado, en lugar del empleo precario actual existente.
Elevar el grado formal educativo de los venezolanos, lo que significa entre otras cosas, cumplir con el mandato constitucional de hacer obligatoria la obtención del título de bachiller, con la obligación de dictar 200 días efectivos de clases, con la necesidad de revitalizar, reentrenar y recapacitar a los maestros y docentes existentes, con el deber de formar los 18 mil profesores de secundaria faltantes de física, matemática y química, así como el número que se necesita de profesores de español e inglés; con la elaboración de programas de estudio contemporáneos, mucho menos ideologizados y más científicos, que pongan su principal esfuerzo en el conocimiento cabal de los idiomas: el materno y el matemático.
Una educación que acabe con el facilismo existente actualmente, producto del desarrollo de tesis pedagogicistas que se impusieron en el pasado adeco copeyano, y que consideran al maestro como un simple facilitador y no como el instrumento fundamental de la enseñanza.
Una educación que cimente el valor del conocimiento científico en el desarrollo de las naciones contemporáneas, que erradique para siempre la conseja de que los saberes populares y ancestrales tienen el mismo valor que las ciencias y la tecnología, que inculque el valor del trabajo y el esfuerzo en el crecimiento humano y erradique definitivamente el facilismo, que ha invadido completamente a la sociedad venezolana y a todas sus actividades.
Ésta sí sería una discusión importante, en la que deberían participar los representantes de los distintos sectores sociales y que debería expresarse en actividades concretas a ser realizadas por todo gobierno nacido de la voluntad popular.
Salir de Maduro para tener mañana, más tarde o más temprano, que salir de su sustituto, por las mismas razones involucradas en la salida de Maduro, es repetir los errores cometidos por lo menos desde que salimos de Carlos Andrés Pérez. Tenemos por lo menos 30 años probando para ver si “la pegamos”. Quizás muchos más: casi 60 años de ensayos fallidos, desde que salimos de Pérez Jiménez estamos ensayando y nada.
Ya es tiempo de mirar hacia atrás y verlo, para poder mirar hacia adelante con un enfoque completamente diferente. Es una reflexión que deberíamos hacer todos, incluidos quienes en el presente pretenden mantenernos en las mismas discusiones esterilizantes, que han más que demostrado no ser eficaces en cambiar nuestras limitaciones intelectuales ni nuestra miseria material.

Comentarios

Conoce a VENEZUELA