La venezolana que desafió a las tanquetas chavistas


La imagen recuerda al conocido como ‘el hombre de tanque’, aquel rebelde anónimo que dio la vuelta al mundo al ser grabado y fotografiado de pie frente a una columna de tanques durante las protestas de la Plaza de Tiananmen de 1989 en China. Casi 30 años después la imagen y el vídeo se repiten, pero esta vez China es Venezuela, y el rebelde desconocido es la manifestante desconocida, la mujer que hizo recular a las tanquetas de Nicolás Maduro.

El país se dividió en dos. Tres personas han muerto y decenas han resultado heridas. Los opositores que exigen elecciones, respeto al Parlamento, la libertad de los presos políticos y la habilitación de un canal humanitario. Y los partidarios del Gobierno de Maduro que les acusan de intentar asaltar el poder.

Entre 100.000 y 200.000 venezolanos se atrevieron este miércoles a protestar en las principales ciudades del país pese a la represión y el amedrentamiento desplegados, una vez más, por la revolución. Caracas vivió una brutal batalla campal, en la que las fuerzas de seguridad de Gobierno venezolano no dudaron en reprimir a los manifestantes con gases lacrimógenos, perdigones y tanquetas…

Y allí en Caracas, una mujer se enfrentó sin armas, sin nada, sólo con su valentía a la Guardia Nacional de Venezuela. Se colocó frente a una tanqueta, bien pegada, con su pecho sobre su guardabarros, mujer contra Goliat de hierro, con sus manos cubriéndole los ojos para soportar los gases que pintaban la escena, con la bandera venezolana sobre su cuello y sobre su cabeza…




De repente un agente de la Guardia Nacional abre la escotilla de la parte superior de la tanqueta, asoma cobardemente la cabeza y le advierte que se aparte, al segundo lanza una granada de gas lacrimógeno sobre ella, ella ni se inmuta, se mantiene firme, impasible.

La tanqueta empieza a echar marcha atrás unos metros. La manifestante desconocida no se achanta y camina para adelante colocándose de nuevo frente a al vehículo . Se queda a menos de un metro, mira a su alrededor, a las otras tanquetas que la rodean. El vídeo acaba, pero el desafío de esta mujer no.

Según muestran imágenes compartidas en las redes sociales, la mujer, de avanzada edad, volvió a colocarse sobre la tanqueta, sin violencia, en paz… Apoyó su cara sobre el capó de la tanqueta y esperó. Esperó a ser detenida, tal y como muestran las imágenes, por miembros de la Guardia Nacional que se la llevaron en una moto custodiada por dos agentes.




En la bautizada como ‘la madre de todas las marchas’ tres personas murieron, 57 resultaron heridas y más de 520 acabaron detenidas. Carlos José Moreno, de tan sólo 17 años, recibió un tiro en la cabeza y murió horas después. Carlos ni siquiera era uno de los manifestantes. Había salido a jugar al fútbol y de repente se vio en medio de las protestas, según ha explicado su hermano. Las autoridades no han explicado cómo se produjo la muerte de Carlos, simplemente han negado que muriera por el disparo de un agente.

Antes, Paola Ramírez, una joven de 23 años moría también de un disparo en el estado de Tachira. Según explicó la alcaldesa de la localidad de San Cristobal, cuando los manifestantes intentaban evadir a las autoridades fueron rodeados frente a una plaza por hombres vestidos de civiles que circulaban en motocicletas y les dispararon con armas de fuego.

Neomar San Clemente Barrios, un militar venezolano, moría poco después. Fue asesinado por un francotirador en el municipio de Los Salias, poblado satélite de la capital venezolana.

Todas estas movilizaciones se produjeron cuando ya han transcurrido casi tres semanas de protestas antigubernamentales en las calles de Venezuela que, con los números de hoy, arrojan un balance de al menos ocho muertos -entre ellos un agente policial- y casi mil detenidos.

Diario El Mundo.



¿Quién es la mujer que logró parar un tanque en Venezuela?


¿Quién es la mujer que logró parar un tanque en Venezuela?

“Valiente”, incluso “heroica”.
Así describen varios usuarios de las redes sociales a una mujer de edad avanzada que, con la bandera venezolana atada al cuello y una gorra del mismo estampado, paró sola a una tanqueta este miércoles en el centro de Caracas.

La escena se registró durante una de las manifestaciones convocadas en contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, paralelas a otras oficialistas, en una jornada que dejó tres muertos -dos civiles y un guardia nacional- por herida de bala.

Pero recuerda inevitablemente a la imagen de un hombre frente a una columna de tanques el 5 de junio de 1989, durante las protestas de la Plaza de Tiananmén, en Pekín, la capital de la República Popular China, y que dio la vuelta al mundo.

La identidad de la mujer no se ha hecho pública aún, y no está claro si fue detenida o no, ni cuál es su situación ahora.

Ocurrió en la autopista Francisco Fajardo, en el centro de la capital venezolana, y varios fotógrafos que la presenciaron le contaron a BBC Mundo qué fue lo que sucedió.


Según uno de ellos, la mujer participaba en la marcha opositora con actitud pacífica y estaba muy cerca de los efectivos de seguridad.

“En algunos momentos se mantuvo fija frente a los oficiales, quienes intentaron quitarla con agua a presión. Otros manifestantes intentaron llevarla a resguardo y tampoco obtuvieron resultado”, explica el fotógrafo.

Fue al retirar las paredes metálicas de los camiones de la Guardia Nacional Bolivariana para dar paso a las tanquetas cuando la manifestante decidió dar un paso al frente y colocarse ante ellas, dice.

“El oficial que conduce el blindado la empujó suavemente con la intención de que se moviera, mientras el otro que maniobraba el arma para lanzar gas lacrimógeno le arrojó un cartucho de gas, ambos sin efecto”, añade.

“Cada vez que la tanqueta retrocedía para esquivarla, ella avanzaba”, dice otro fotógrafo que registró la escena, en la que se ven numerosas piedras en el pavimento.

“Alguien de prensa intentó convencerla para que se apartara. Se negó”, agrega, y asegura que “por momentos estaba muy afectada por los gases“.



En una de las imágenes que circulan en las redes sociales se la ve cubrirse los ojos y la nariz con un trapo, de espaldas a la tanqueta, entre los gases lacrimógenos.

Y otra fotografía muestra cómo es llevada en una moto entre dos guardias nacionales, ya sin la gorra, con su pelo corto y canoso a la vista y la misma mochila estampada que portaba frente a la tanqueta.

Aunque no está claro si la detuvieron o no.

De momento, mientras se averiguan más datos sobre la mujer, hay quien en las redes sociales ya la erigió en “símbolo de la oposición a Maduro”.

BBC Mundo.





Comentarios

Conoce a VENEZUELA