PORTADA de la PRENSA OFICIALISTA del día LUNES 11 de ABRIL de 2.016

CCS-110416-001



Padrino López: El 11-A dejó lecciones de conciencia cívica y unión cívico- militar

Sin-título-1

El ministro del Poder Popular para la Defensa, Vladimir Padrino López, destacó este lunes cuando se cumplen 14 años del golpe de Estado contra la Revolución Bolivariana, que ese hecho dejó en el pueblo lecciones de unión cívico-militar, al ser esta fuerza la que gestó el regreso del comandante Hugo Chávez a la presidencia apenas 47 horas después del golpe.
A través de su cuenta oficial en Twitter @vladimirpadrino, el ministro y comandante operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, manifestó que el 11 de abril de 2002 “también dejó lecciones de rechazo a la violencia, de conciencia cívica y constitucional”.
Señaló que contrario a la fuerza popular, la acción de los promotores de la acción violenta dejó “la impronta de la traición, del engaño, de la manipulación mediática y las ansias de poder”.
El 11 de abril de 2002 se perpetró en Venezuela un golpe de Estado contra el gobierno legítimo, democrático y popular del Presidente Hugo Chávez.
En esa oportunidad un grupo de empresarios, apoyados por una cúpula sindical, una camarilla de generales sin tropa y partidos de derecha, pretendió desconocer la voluntad del pueblo y quebrantar el mandato de la Constitución Bolivariana.
Hoy, a 14 años de ese golpe de Estado, los mismos actores continúan promoviendo escenarios de desestabilización a través de métodos antidemocráticos, y, tras ocupar la mayoría circunstancial en el Parlamento en enero de este año, retomaron el camino andado con el mismo objetivo de 2002.


Pueblo patriota se suma al renacer del bolivarianismo

PSUV

> El mandatario destacó la participación masiva del Poder Popular en la convocatoria al Congreso de la Patria
El presidente de la República, Nicolás Maduro, destacó el espíritu patriota e independentista del pueblo venezolano que ha acudido a la convocatoria de sumarse al Congreso de la Patria, espacio que está dirigido a avanzar en el renacimiento del bolivarianismo y con ello reivindicar las luchas populares, refirió AVN.
“Seguimos contribuyendo con el renacimiento necesario que debe vivir la Revolución”, escribió el mandatario venezolano en Facebook.
Además compartió un video de la reunión sostenida la tarde del pasado sábado con el sector educativo, que se incorporó a la jornada del Congreso de la Patria.
Durante el encuentro, el presidente Maduro indicó que la importancia de ese espacio, donde convergen los distintos sectores del país, radica en la necesidad de contener y combatir las pretensiones imperiales de imponer su dominio para recuperar sus intereses y privilegios que les fueron trastocados con la llegada de la Revolución Bolivariana. Destacó que al declararse Venezuela como Patria libre y soberana, el país se encaminó hacia la construcción de una sociedad más justa e inclusiva.
“El Congreso de la Patria es el gran instrumento para las grandes fuerzas, para los nuevos horizontes de victoria que vamos a construir por encima de las dificultades”, dijo el jefe de Estado en el acto de instalación del Congreso de la Patria, Capítulo Educación.
De igual forma, escribió sentirse satisfecho de haber participado en la activación del congreso: “La educación, punto fundamental de la Revolución, tiene mucho que aportar para construir la nueva sociedad, para la transformación necesaria hacia el socialismo”, comentó.
Al respecto, a través de su cuenta en la red social Twitter, @NicolasMaduro, agradeció la disposición del pueblo de continuar por el camino de la soberanía y la autodeterminación: “¡Gracias a todos por activarse en el Congreso de la Patria! Solo el pueblo salva al pueblo. ¡La Patria no se rinde!”.
En otro mensaje también manifestó su gratitud por las expresiones de amor hacia su persona: “Ayer recibí bello regalo de un artista con discapacidad, que lo pintó con su boca”, destacó en alusión a un cuadro en el que aparecen el Libertador Simón Bolívar, el Comandante de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez y Cristo. “¡Vamos con Cristo, Bolívar y Chávez!”, agregó el jefe de Estado.
________________________________
Hoy se instala el Capítulo Cultura
El Congreso de la Patria, Capítulo Cultura e Intelectualidad, se instala hoy a partir de las nueve de la mañana en la Sala José Félix Ribas del Teatro Teresa Carreño, en Caracas, informó el ministro para la Cultura, Freddy Ñáñez, a través de su usuario en Twitter, @luchaalmada, refiere AVN.
A este encuentro están convocados intelectuales, cultores, artistas y demás involucrados en el quehacer cultural. Previamente, otros sectores como la juventud venezolana y representantes de la educación y la salud se reunieron en Caracas.
Igualmente, en los estados Anzoátegui, Falcón, Mérida, Nueva Esparta, Trujillo y Guárico se han instalado asambleas populares.
Las propuestas recopiladas durante estos días serán presentadas en la primera plenaria del Congreso de la Patria, prevista para los días 13 y 14 de abril, cuando se plantearán líneas de trabajo para avanzar en el renacimiento del bolivarianismo, mediante el debate entre todos los sectores y espacios territoriales del país.
________________________________
PSUV-MIRANDA
En Caracas y Miranda se realizaron asambleas parroquiales
Con el fin de discutir las propuestas que serán llevadas a la plenaria nacional del Congreso de la Patria prevista para el 13 y 14 de abril, ayer se llevaron a cabo asambleas parroquiales en la ciudad capital.
Una de las asambleas se realizó en la plaza Capuchinos de Caracas, donde Griselda Oliveros, vocera comunal, planteó hacer permanentes los encuentros del Poder Popular para mantener activa la batalla de las ideas, refiere AVN.
“Nosotros necesitamos ser la fuerza, revisar todos los espacios, revisar todo lo que hemos creado en Revolución, revisar el núcleo fundamental de la Revolución, que son todas estas formas de organización. Si ese núcleo, que es la fuerza organizada del pueblo, no se compacta, no se informa, no se une, no se siente parte, no hay la espiritualidad revolucionaria”, apuntó Oliveros.
El Congreso de la Patria, que reunirá los planteamientos de diversos sectores del país, trazará las líneas de trabajo para avanzar en el renacimiento del bolivarianismo, mediante el fomento del debate entre todos los actores y espacios territoriales del país.
rechazo al autoperdón
En simultáneo, durante todo el fin de semana continuaron las jornadas de recolección de firmas contra la Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional aprobada por la mayoría derechista en la Asamblea Nacional en segunda discusión.
Carlos Mogollón, responsable de organización del PSUV-Caracas, explicó de la Trilla (parroquia Altagracia) que la jornada ha sido exitosa gracias al sentir del pueblo que está en contra de una norma que promueve la impunidad. “Los venezolanos han salido en masa a firmar, tenemos recolectadas decenas de miles de firmas tan solo en la ciudad de Caracas”, destacó.
Acompañado de Zulay Aguirre, madre del diputado mártir Robert Serra, y Simón Arrechider, dirigente de la juventud del PSUV, Mogollón acotó que todo el fin de semana estuvieron desplegados en la capital con el fin de hacerle llegar los cuadernillos a los ciudadanos.
Recordó que el objetivo de la ley de amnesia es decretar el autoperdón a 42 delitos cometidos por factores de extrema derecha, además de justificar acciones criminales como el asesinato del fiscal Danilo Anderson en 2004 y las 43 muertes producto de las guarimbas promovidas por la derecha en el primer semestre de 2014.
“Nunca en la historia política de Venezuela se habían generado crímenes tan atroces, por tal razón no permitiremos que callen nuestra voz, esta ley no va a pasar tan campante por debajo de la mesa, ya que atenta contra la estabilidad y la paz del pueblo venezolano”, recalcó Mogollón.
Asegura que la recolección de firmas se mantendrá el tiempo necesario para que la gente se exprese. “Mientras haya gente firmando mantendremos las mesas de recolección abiertas”, acotó.
Agregó que una vez culminado el proceso, las firmas serán llevadas a la Dirección Nacional del PSUV en espera de las instrucciones del presidente Nicolás Maduro.
GUAICAIPURO PRESENTE
Fortalecer la agricultura urbana, incorporar centros de formación y capacitación y vincular las universidades en la producción, fueron algunas de las propuestas de la asamblea popular realizada en el municipio Guaicaipuro (Los Teques, Miranda) en el marco del Congreso de la Patria.
El diputado del PSUV y defensor de Miranda, Elías Jaua, felicitó al pueblo de Guaicaipuro por haber respondido al llamado del presidente Nicolás Maduro e invitó a los presentes a no olvidar el legado del Comandante Hugo Chávez.
En la actividad también participó el alcalde de dicha jurisdicción Francisco Garcés.
CIUDAD CCS
FOTO LUIS GRATEROL / PSUV-MIRANDA

Abril de 2002 consolidó la Revolución

IMG_3853_JPG-632x421

> Luego del golpe del 11 la respuesta cívico-militar permitió el retorno del Comandante Invicto Hugo Chávez solo dos días después
La historia política venezolana del siglo XXI se divide en un antes y un después de los sucesos del 11, 12, 13 y 14 de abril de 2002, pues la ejecución de un golpe de Estado al presidente de la República, Hugo Chávez Frías, por parte de sectores radicalmente adversos, ocasionó muchas heridas al país que, 14 años después, aún no se han cerrado y fortaleció la voluntad de un pueblo por consolidar su deseo de un mejor destino para Venezuela.
La enfermiza ambición de poder de los factores dominantes y su resistencia a aceptar que, con la llegada de la Revolución Bolivariana en 1999, comenzó a gestarse la construcción de un nuevo país con el pueblo como principal protagonista, fue el caldo de cultivo para una conspiración que devino en un baño de sangre innecesario.
Los líderes de Acción Democrática, Copei, Primero Justicia, Proyecto Venezuela, Convergencia y algunas organizaciones de izquierda surgidas en la llamada Cuarta República, olvidaron sus tradicionales diferencias, ofensas y descalificaciones, para unirse en una causa común: la reversión de ese proceso con la defenestración por cualquier vía del presidente Chávez, todo ello con la colaboración directa del Gobierno de Estados Unidos y la participación de una cúpula militar ligada a la derecha.
ANTECEDENTES DEL GOLPE
Al asumir la Presidencia en febrero de 1999, Hugo Chávez comenzó a honrar su palabra con el pueblo que lo eligió, al tomar decisiones trascendentes para reivindicarlo de los desafueros cometidos contra él durante cuatro décadas, como por ejemplo el combate al latifundio, que redefinió la figura de la propiedad de la tierra, para ponerla en manos de quien la trabajaba, e impedir que los terratenientes continuasen su dominio.
El Comandante Eterno también se dio a la tarea de acabar con el gran negocio que significaba para los grandes capitalistas y líderes políticos la principal empresa del país: Petróleos de Venezuela.
Hasta ese momento Pdvsa se había constituido en una especie de coto cerrado; en un estado dentro del Estado al que solo tenían acceso la cúpula de la petrolera y sus amigos y familiares más cercanos, quienes en virtud de esa condición obtenían grandes contratos y ocupaban cargos clave en la empresa, sin tener que rendir cuentas a ningún organismo contralor.
Estos proyectos fueron capitalizados en primera instancia en la Ley de Tierras, la Ley de Pesca y la Ley de Hidrocarburos, todas ellas aprobadas mediante la Ley Habilitante otorgada por la Asamblea Nacional en el año 2001.
Esta situación activó al sector empresarial, agrupado en Fedecámaras; a la cúpula de Pdvsa, que a su vez canalizó su acción opositora mediante la autodenominada Gente del Petróleo; a la derecha política reflejada en la figura de la llamada Coordinadora Democrática; a la alta jerarquía de la Iglesia, a un grupo de altos oficiales militares con ansias de poder; a un ala de la clase trabajadora, encarnada en la vieja figura de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), liderada por el sindicalista adeco Carlos Ortega, y a los propietarios, directivos y periodistas de la gran prensa, emisoras de radio y canales de televisión, entre ellos Alberto Federico Ravell, Marta Colomina, Rafael Poleo, Miguel Henrique Otero, José Domingo Blanco, Orlando Urdaneta, Napoleón Bravo y Marcel Granier.
El movimiento conspirador de estos factores contó con la colaboración directa del Gobierno de Estados Unidos, dirigido por George W. Bush y representado en Caracas por el embajador Charles Shapiro.
Luego de varias reuniones secretas de estos actores se tomó la decisión de aplicar de inmediato medidas de presión como movilizaciones de calle, paro de actividades laborales, huelgas, pronunciamientos de militares activos y campañas propagandísticas contra el Gobierno, con el objeto de canalizar el descontento popular para justificar el golpe de Estado, tal como se planificó en 1973 contra el presidente chileno de ese entonces, Salvador Allende.
carmona-cua.ap
LA FATÍDICA MARCHA
Previo a varias paralizaciones patronales que comenzaron el lunes 8, los sectores adversos a Chávez organizan para el jueves 11 de abril de 2002 una marcha que tenía el trayecto original entre el Parque del Este (ahora Parque Miranda) y el edificio de Pdvsa en Chuao (actual sede de la Unefa).
Una vez comenzada la movilización, varios dirigentes políticos de manera irresponsable arengaron a los participantes a desviarse hacia el Palacio de Miraflores para exigir la renuncia inmediata de Chávez.
Los seguidores del Presidente también se activaron para defender la Revolución y se apostaron en varias esquinas de la avenida Baralt, El Silencio y en las cercanías de la sede de Gobierno en la avenida Urdaneta, principalmente en el puente Llaguno, tras el llamado de los dirigentes Juan Barreto y Eliézer Otaiza.
En la marcha opositora, plagada de gente manipulada por los medios de comunicación, comenzó a reinar el caos a medida que se acercaba al centro de la ciudad, situación que devino en enfrentamientos y reyertas colectivas que arrojaron un saldo oficial de 19 personas fallecidas, la mayoría de ellas partidarias de Chávez, quienes fueron ultimadas en casi todos los casos por agentes de la Policía Metropolitana, comandada por el alcalde opositor Alfredo Peña, tras un despliegue de cientos de funcionarios que actuaron apoyados por los equipos antimotín conocidos como “La Ballena” y “El Rinoceronte”.
Cuando la mayoría de los manifestantes opositores se encontraba a la altura de la plaza O’ Leary de El Silencio, un grupo comandado por el expresidente de Pdvsa, Guaicaipuro Lameda, decidió emprender la ruta hacia Miraflores por la iglesia Pagüita, para asaltar el Palacio por la retaguardia.
También se pudo captar en la zona, de acuerdo con registros fotográficos revelados después, la presencia de personas en las azoteas de varios edificios, presuntamente francotiradores, quienes desde esa privilegiada posición habrían disparado contra los manifestantes de ambos bandos.
En horas de la tarde de ese mismo día, también en la avenida Baralt, cayó abatido el reportero gráfico del diario 2001 Jorge Tortoza de un disparo en la cabeza hecho con un arma de alto calibre, y cuyo caso no ha sido esclarecido aún. En medio de ese suceso, le fue sustraida su cámara fotográfica y el chip de la misma nunca apareció, lo que sugirió en aquel momento que ahí pudo estar una evidencia de mucho valor que nunca pudo ser revelada.
Ante esta circunstancia de crisis y violencia incontrolada, el presidente Chávez realizó una cadena nacional aproximadamente a las 3 y 45 pm para llamar a la calma y la sensatez. Las televisoras privadas decidieron dividir la pantalla para mostrar en la parte derecha de los telerreceptores las calles incendiadas y los disparos que hicieron seguidores del Gobierno desde puente Llaguno contra agentes de la Policía Metropolitana, ante las arremetidas del cuerpo policial contra sus compañeros, dirigidas por los tres jefes de mayor jerarquía de la PM: Iván Simonovis, Henry Vivas y Lázaro Forero.
Con esta estrategia las televisoras privadas pretendieron generar una matriz de opinión sobre la acción criminal y represora que habría ordenado Chávez contra una manifestación presuntamente pacífica, que a su vez fue adoptada por varias emisoras y circuitos de radio opositores.
A ello se sumó la transmisión en vivo, en la que el contralmirante Héctor Ramírez Pérez, junto a otros oficiales de alto rango, emitió un parte en el que se anunció que en ese momento había varios muertos y heridos, responsabilizando de manera directa de ello a al presidente Chávez.
Posteriormente se pudo conocer que el pronunciamiento de estos militares, supuestamente transmitido en vivo, había sido grabado unas dos horas antes de que ocurrieran las primeras bajas, en una acción planificada y calculada por los conspiradores.
A medida que avanzó la tarde y cayó la noche los ánimos caldeados bajaron, pero a su vez empezó a imponerse una tensa calma y la incertidumbre en ambos bandos. Comenzó a crecer el rumor de que oficiales hasta ese momento leales a Chávez, se habrían prestado para retenerlo en el Palacio de Gobierno, mientras los militares disidentes iban a tomar de manera progresiva con tanquetas y equipos de asalto las principales edificaciones del Poder Público, entre ellas la sede del Tribunal Supremo de Justicia, el Palacio Legislativo y, por supuesto, Miraflores.
Adicionalmente, la zozobra se apoderó de los habitantes de las zonas aledañas a Miraflores, principalmente la plaza O’ Leary, El Silencio y las avenidas Urdaneta y San Martín, donde se escucharon repetidas detonaciones e intercambio de disparos.
A partir de ese momento comenzó una presión sobre el jefe de Estado quien, según testimonios de personas que en ese momento se encontraban cerca de él, fue emplazado repetidamente a presentar su renuncia, a lo que también de manera repetida se negó.
Ante la continua amenaza de altos oficiales disidentes de atacar el Palacio de Miraflores, apoyados por los batallones Bolívar y Ayala, Chávez decide ponerse en manos de ellos para bajar la conflictividad entre los sectores en disputa.
El Presidente es detenido y trasladado en un vehículo oficial a Fuerte Tiuna, específicamente a la Comandancia del Ejército, custodiado por los generales Manuel Antonio Rosendo e Ismael Hurtado Sucre.
Un grupo de seguidores del Comandante que se encontraban apostados a las puertas de Miraflores, lo despidieron de la sede de Gobierno, sin saber cuál iba a ser su destino, entonando el himno nacional y con gritos y consignas.
Al llegar a Fuerte Tiuna, Chávez fue recibido por varios de los militares conspiradores, entre ellos Rommel Fuenmayor, Enrique Medina Gómez y Néstor González González, quienes lo obligan a quitarse el uniforme militar que llevaba puesto para, luego de varias conversaciones, llevarlo preso a la base naval de Turiamo en el estado Aragua y luego trasladarlo a la isla de La Orchila.
COMIENZAN LAS VIOLACIONES A LOS DDHH
El viernes 12 de abril la mayoría de los caraqueños se despertaron sobresaltados al conocer que, desde tempranas horas de la mañana, varios medios de comunicación presentaron a Pedro Carmona Estanga, presidente de Fedecámaras y cabecilla del golpe de Estado, como nuevo jefe de Estado; para la historia quedará la frase del ancla del canal Venevisión, Napoleón Bravo: “Buenos días, Venezuela, tenemos nuevo presidente: Pedro Carmona Estanga”.
Casi de inmediato comenzó una persecución contra representantes y seguidores del, para ese momento, derrocado Gobierno Bolivariano; entre ellos el entonces diputado Tarek William Saab y el ministro de Relaciones Interiores, Ramón Rodríguez Chacín, quienes fueron detenidos sin orden judicial. Asimismo fueron ejecutados allanamientos indiscriminados en diversas instituciones públicas.
El colofón de la infamia vino con la autoproclamación de Carmona, con su mano derecha levantada al vacío como presidente en horas de la tarde en Miraflores, acompañado del tristemente célebre decreto que disolvió los Poderes Públicos constituidos, leído por Daniel Romero, en medio de una concurrencia frenética que hizo recordar la barbarie de los circos durante la Roma imperial.
El pueblo comenzó a organizarse para pedir el retorno de Chávez. La gente se lanzó y permaneció en las calles, en las zonas populares de Caracas y a las puertas del Fuerte Tiuna protestando por el artero golpe propinado por la oligarquía y sus secuaces a la Constitución.
En medio de estas manifestaciones fueron ejecutadas varias personas y se inició una cacería a parlamentarios y líderes revolucionarios, quienes junto a sus familiares se vieron en la obligación de esconderse para salvaguardar sus vidas.
A pesar de estos desafueros, poco o nada supo el pueblo de lo que estaba pasando, pues los grandes medios de comunicación, involucrados en su mayoría en el golpe, planificaron un silencio informativo sin pecedentes en la historia.
CONTINÚA EL SILENCIO INFORMATIVO
El blackout o silencio informativo de los medios continuó el sábado, a pesar de la crítica situación que se estaba viviendo debido a la paralización del comercio y los servicios públicos, la anarquía que se generó en varios sectores de Caracas debido a la falta de gobernabilidad y el desconocimiento sobre el paradero de Chávez.
La mayoría de televisoras y radioemisoras se dedicaron a transmitir comiquitas, música y programas de entretenimiento. Sus directivos argumentaron para ello la intención de no continuar generando “mayor zozobra”.
Apenas algunos corresponsales de medios extranjeros acreditados en el país y Radio Fe y Alegría 1390 AM Caracas pudieron relatar lo que estaba ocurriendo en la capital y en otras regiones del país.
La emisora católica transmitió durante todo ese sábado, incluso la madrugada del domingo 14, pero ante su poca potencia se activó el mecanismo popularmente conocido como “radiobemba”, con el que se fueron transfiriendo “de boca en boca” las informaciones.
12913abril2002_emweb.ErnestoMorgado
13-A: TRIUNFO DE LA UNIÓN CÍVICO-MILITAR
La constante presión del pueblo frente a Miraflores y las instalaciones militares de Caracas y Maracay, sumado a la lealtad de los edecanes de Chávez (que permanecían en el Palacio Blanco y en la sede de Gobierno) y la institucionalidad de la mayoría de la oficialidad, desembocaron en un emplazamiento hecho desde Maracay por el general Raúl Baduel para que se restableciera el orden constitucional, de lo contrario, la Fuerza Armada recurriría a su poder de fuego como medida de persuasión.
Estos elementos constituyeron una especie de olla de presión que al estallar terminó por quebrantar a los golpistas, de por sí sumidos en contradicciones, contraposición de intereses y sin un rumbo definido sobre cómo gobernar. Carmona se vio obligado a renunciar.
El camino para el rescate de Hugo Chávez de La Orchila se allanó mediante una operación militar y su posterior traslado al Palacio de Miraflores.
En este interín se logró, entre otras cosas, el reinicio de las transmisiones de Venezolana de Televisión, que habían sido paralizadas ante el terror sembrado por los organismos policiales que se habían puesto a la orden de Carmona.
Además, el para esos días presidente de la Asamblea Nacional, Willian Lara, juramentó en Miraflores a Diosdado Cabello (quien era vicepresidente) como mandatario provisional mientras durara la ausencia forzada del titular, Hugo Chávez, en virtud de lo establecido en la Constitución.
mg_29221334357363-632x421.-afp
Poco a poco el pueblo fue recobrando la confianza y de manera progresiva se acercó a Miraflores a la espera del retorno de su líder.
Fue entonces a las 2 de la madrugada del 14 de abril, aproximadamente, que se anunció que el Comandante esta a punto de llegar.
Minutos después, el helicóptero que lo traía de vuelta se posó en el ala oeste del Palacio y la figura de un triunfal Chávez fue recibida por la multitud con un canto que quedó para siempre en la historia: “Volvió, volvió, volvió”.
REINALDO J. LINARES ACOSTA / CIUDAD CCS
FOTO WENDY OLIVO / AFP



Noticias CCS

Jornada 200 del Plan Caracas Rueda Libre estrenó bicicletas de paseo

> Se prestaron 200 vehículos tipo paseo en los circuitos Los Símbolos, Los Caobos y el Panteón Nacional

Venezuela

Pueblo patriota se suma al renacer del bolivarianismo

> El presidente Maduro destacó la participación masiva del Poder Popular en la convocatoria al Congreso de la Patria

Claves de una masacre

Cultura

Mundo

El Niño y sus lluvias castigan en Ecuador

> Cerca de 20 provincias continúan bajo alerta naranja, aunque los pronósticos prevén el pronto despeje de las precipitaciones

Comentarios

Conoce a VENEZUELA